1. Si yo fuera palestino, por Eduardo Galeano Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir a sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamás ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen. Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamás, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelita usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa. Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen…
 
 

    Si yo fuera palestino, por Eduardo Galeano

    Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir a sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamás ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen. Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamás, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelita usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa. Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen…

     

  2. A veces, en el silencio de la noche
    Me quedo a imaginarnos a nosotros dos
    Me quedo acá soñando despierto
    Unido al antes, al ahora y al después

  3. Identidad Argento: Patria, fútbol y sabores de independencia



    Esa pimienta picarezca y sabrosa parece caracterizarnos por todo el mundo, condimentos de gambetas y rico asado marcan la llegada Argentina, con historias de fábulas y un vino fuerte  de carácter para abrir el diálogo.

    En los últimos tiempos el fútbol parece reunir todas las sensaciones y las pasiones. Volver a encontrarnos para mirarnos a la cara y gritar por una victoria que es de todos. La previa y apertura para un pasado 9 de julio, es y será: el almuerzo familiar que trae a la mesa a los que vemos siempre, a los que recordamos y a los que ya no están.

    Las comidas de la abuela, son como el árbol genealógico de donde se desprende la mejor de las victorias: La victoria de la Libertad, el paso a crecer y a creer en ese mundo que de a poco nos vamos dando cuenta que nosotros mismo podemos ir generando.

    La cocina de otro tiempo, vivía el calor de esos anhelos: locro y empanadas, como la antesala del triunfo, el 9 de julio, hoy, cargado de fútbol…quizás…nos recordó un poco de esa estirpe.

    El miércoles pasado deje que me contarán una historia, una historia sin título, pero con presentación llamada "el famoso postre de la abuela", me sorprendí que nadie recordará su nombre pero luego de eso siguió una crítica gastronómica extraordinaria que demostró que aunque pasen los años los sabores están intactos en nuestro paladar.

     El sabor del encuentro y el amor jamás se olvidan, quizás por eso, lo disfrutamos más pensando en ese partido que venía después y que todos creíamos poder jugar.


    Los ingredientes, los sabores y aromas de ese 9 de julio trajeron a la mesa infancia olvidada, infancia que quería ser nuevamente vivida, las sensaciones de verdadera libertad en el ser humano.

    La cocina no dejó lugar al sinsabor, sino que abrió camino para volver a convencernos sobre la magia del juego, ese juego de la infancia que permanece y nos marca durante años.

    Para Guía Deleite 

  4. El Hambre de aceptación social

    El Hambre de aceptación social

  5. Hidromieles: El placer de descubrir nuevos sabores

    Mitología, historias, sabores desconocidos que tientan el paladar y pasiones ocultas nos recuerdan los orígenes de nuestra tierra. Una bebida que envuelve todos esos secretos, nos pone la imaginación y la curiosidad en movimiento, un deleite de los sentidos: las Hidromieles.

    Para conocer esta bebida milenaria, quién mejor que su embajadora en Mendoza, una apasionada de las Hidromieles, que en su afán de descubrir nuevos sabores, se enamoró de su encanto y hoy apuesta a conquistar y mostrar las posibilidades que hay detrás de la bebida para la Industria y para nuestros paladares.

    Celina Penissi, es nuestra mujer protagonista, aquella que nos tienta, nos cuenta y nos invita a descubrir. Bella, joven y fresca parece dar fe de las propiedades de la Hidromiel que ella misma profesa.

    La hidromiel o aguamiel es una bebida milenaria siendo la primera fermentada por el hombre como tal, es decir que es aún más antigua que el vino y que la cerveza, mencionada en distintos libros de la historia como bebida de los más humildes esclavos egipcios.

    “Si bien Argentina es uno de los principales productores y exportadores mundiales de miel, esta bebida prácticamente casi no existe en nuestro país a excepción de algunas muy pequeñas producciones” afirma Penissi.

    Mucho se habla de la diversificación apícola y de darle valor agregado a los productos de la colmena, pero lo cierto es que casi nadie en nuestro país produce ni consume hidromiel. Es seguro que casi nunca nadie oyó hablar de ella.

    Celina desde el 2007 investiga y se especializa en todo el mundo sobre la Hidromiel y con gran asombro observa que las mieles argentinas que se exportan son utilizadas para continuar su proceso de elaboración hasta producirse y comercializarse como hidromieles.

    “Quiero desarrollar la Industria de las Hidromieles en la Argentina” insiste, “la curiosidad lo es todo, así inicie mis estudios como Diseñadora Industrial, pero los aromas y sabores me atraparon para indagar primero con el vino, luego con el aceite de oliva y ahora las hidromieles”.

    Argentina, tiene un potencial enorme al combinar profesionales enológicos de alto nivel y recursos naturales diversos para diversificar la matriz productiva y abrir paso a esta nueva bebida. Sus componentes naturales y su proceso de elaboración la muestran con gran potencial para su desarrollo. Demás está decir que Argentina produce hierbas aromáticas, ajíes, manzanas, otras frutas y todo lo necesario por ejemplo, para producir cualquier hidromiel 100% nacional.

    “En Argentina, creo que no ha habido ese accidente de juntar la vitivinicultura con la apicultura, que es lo que yo decidí hacer desde hace ya algunos años. Yo en este caso, quiero entonces motivar a que los otros produzcan y así incentivar la Industria” asegura Celina. “Generar una red de productores de habla hispana que nos permita avanzar en este camino en toda Latinoamérica”.

     

    Una receta para imaginar su sabor nos encuentran con nuevos sabores Cordero a la hidromiel, peras y nuez garapiñada, mirá la receta aquí

  6. I Remember You 

    Björk 

  7. Volamos
Randi Lynn Beach

    Volamos

    Randi Lynn Beach

  8. Vibra mi mente al pensar en un rumbo diferente, para abrir de par en par los cuadernos del amor…

    — Diferente. Gotan Projetc

  9. Viñas azulinas visten los colores del nuevo candor

    Viñas azulinas visten los colores del nuevo candor

  10. arriba y abajo

    arriba y abajo

  11. Sombras y Luces

  12. Valtari

    Cine, fotografía, danza y sensaciones que envuelven todo

  13. (via vintagerosegarden)

Casamiento vintage

    (via vintagerosegarden)

    Casamiento vintage

  14. Camino al Sur- Koudelka

    Camino al Sur- Koudelka

  15. Josef Koudelka - RAGUE—New Years’ Eve, 2005

    Josef Koudelka - RAGUE—New Years’ Eve, 2005